Imagina la siguiente situación, en la que estás jugando a los dardos contigo mismo, y hazte la siguiente pregunta que tan desapercibida y obvia puede ser su respuesta. Ésta es, ¿para sacar la mayor puntuación, hacia dónde debo apuntar? ¿Resulta obvio verdad? Que la respuesta que darás sea al centro. Pero también sabes que apuntar al centro no garantiza que des en el centro, pero que sí quizá puedes acercarte a él (si eres bueno), ya que apuntando al 10 puedes dar en el 8, 7 o ¡incluso en el 10! Y obviamente quien quiere apuntar más bajo corre el peligro de clavar una puntuación más baja.

Pues lo mismo ocurre con las metas,y los sueños. Para prosperar en la vida social, competente y alocada de la sociedad estructural y económica hay que disparar al 10, aunque te quedes en el 7, ya que es lo más alto que tu tiro haya clavado. Pero recuerda, no te olvides de que en este juego puedes tirar más veces y conseguir más puntos, puedes seguir persiguiendo “el sueño” de llegar a los 100 puntos.

Entonces, ¿a qué viene todo esto? Pues la palabra clave es juego, juego de inteligencia, de saber apuntar correctamente tus dardos con inteligencia. De explotar el conocimiento y usarlo inteligentemente así como mides la distancia y la fuerza para lanzar el dardo y dar en la diana.

La vida es, una diana, si también la miras formalmente. Es decir, su taxonomía, su forma, ya que si ves, la minoría espacial está en el centro y es el 10. Hay poca densidad, espacio, y cobijo en el 10. Quizá porque sea difícil acertar, o quizá porque no se ha practicado a tirar dardos correctamente. Y por el contrario, la mayor parte son los números menores, el 1(color negro) , el 2… Ahí si hay densidad, se ve volumen eh. Es fácil estar ahí, y a la vez cómodo, porque por lo menos no estás fuera de la diana y tienes algún punto, esto es, estás y sigues en el juego. Hay gente que se conforma con uno o dos puntos en la vida, pero ¿es eso vida? ¿Vida deseable? La vida es lo que podemos hacer con nuestra circunstancia, consiste en que si hemos nacido de padres de puntuación 4, nosotros debemos acercarnos a un mayor puntaje, es (o creo que debería ser) un imperativo.

La vida es un juego, en el que hay que participar, y a quien no le gusta ganar ¿aunque sea algo? Es decir, ¿llevarse algo de su vida?. He aquí, que el imperativo sea que tus dardos(tu circunstancia orteguiana) los prepares para que su aerodinámica sea favorable y precisa, para cuando vayas por el 10,te acerques lo más próximo a él.

Todos los dardos dejan un agujero en la diana, dejan una huella. Pero el dardo recordado siempre será el del medio, el dardo más grande por su determinación, concentración y su puntiguada punta de acero. Determinación de acero. Así se deja huella en una diana.

Anuncios